lunes, 24 de abril de 2017

Pétronille, de Amélie Nothomb

Pétronille

Título original: Pétronille
Autor: Amélie Nothomb
Traducción: Sergi Pàmies
Editorial: Anagrama
Año: 2014


Disponer de un buen compañero de borrachera es un asunto muy serio. Aficionada al champán, Amélie Nothomb encuentra a la camarada ideal de manera imprevista en una librería donde ha sido invitada a firmar ejemplares de El sabotaje amoroso. Pétronille Fanto, un ser andrógino de veintidós años que parece que tenga quince, una especialista en Christopher Marlowe con aspecto de poligonera, se convertirá con el tiempo en una escritora prolífica y, quizás, en un álter ego maligno de la misma Nothomb. La amistad etílica entre la escritora consagrada y la novel se transforma en duelo dialéctico, diversión, compañía y contraste..., pero también en un riesgo.

Novela de inspiración autobiográfica, Pétronille es una ficción delirante y tremendamente divertida en la que hallamos algunos de los temas predilectos de la escritora belga: el protagonismo del cuerpo, la reflexión sobre la creación literaria y la sátira sobre la maquinaria editorial que la acompaña... Amélie Nothomb sumerge al lector en el estado de ebriedad entre ascético y alucinatorio del alcohol consumido en ayunas gracias a una prosa de una cosecha excelente en la que abundan el humor negro, la ironía y la genialidad estilística que la caracterizan. Puro oro líquido.

«Un autorretrato tan impactante como alcoholizado que deja en el paladar el recuerdo de un delicioso veneno» (Didier Jacob, Le Nouvel Observateur).

«Con este diablo de Pétronille, Amélie Nothomb brinda a sus lectores un personaje fascinante. Un espumoso burbujeante, ligero en boca pero con un regusto picante, de los que gusta saborear a grandes tragos» (Julien Bisson, Lire).

«En Nothomb, la extrañeza surge allí donde uno menos lo espera. Con su gusto por la perversidad psicológica y el humor negro, tiene más de un as en la manga. Una pequeña joya tallada con gracia» (Madame Figaro).

«Una reflexión muy bella y de altos vuelos sobre la ebriedad. Esta novela, además de ser divertida, es una oda a la amistad (y al champán, claro está)» (Mohammed Aïssaoui, Le Figaro).

«Una novela excelente. Raramente se ha escrito tan bien sobre la ebriedad» (François Busnel, France 5).


Amélie Nothomb nació en Kobe (Japón) en 1967. Proviene de una antigua familia de Bruselas, ciudad en la que reside actualmente, aunque pasó su infancia y adolescencia en Extremo Oriente, principalmente en China y Japón, donde su padre fue embajador. Desde su primera novela, Higiene del asesino, se ha convertido en una de las autoras en lengua francesa más populares y con mayor proyección internacional. Anagrama ha publicado Estupor y temblores (Gran Premio de la Academia Francesa y Premio Internet, otorgado por los lectores internautas), Metafísica de los tubos (Premio Arcebispo San Clemente), El sabotaje amoroso (Premios de la Vocation, Alain-Fournier y Chardonne), Cosmética del enemigo, Diccionario de nombres propios, Antichrista, Biografía del hambre, Ácido sulfúrico, Diario de Golondrina, Ni de Eva ni de Adán (Premio de Flore), Ordeno y mando, Viaje de invierno, Una forma de vida, Matar al padre, Barba Azul y La nostalgia feliz. En especial, el enorme éxito de Estupor y temblores «supone el reconocimiento, no sólo de la crítica sino también del público, de una autora que desde hace tiempo lo merece por la creación de un mundo propio, rico y singular» (Flavia Company, El Periódico). Esta escritora, que «ha conseguido el prodigio de gustar al mayor número de lectores» (Le Monde), fue elegida, en una encuesta realizada por Le Figaro a treinta y cinco críticos literarios, su escritor menor de cuarenta años favorito. En 2006 recibió el Premio Cultural Leteo por el conjunto de su obra, y en 2008 el Gran Premio Jean Giono, asimismo por el conjunto de su obra.


Fiel a la cita con su público, la escritora belga Amélie Nothomb propone en Pétronille otra de sus frecuentes narraciones falsamente autobiográficas, que aquí admite diferentes interpretaciones. Superficialmente narra el encuentro fortuito durante una firma de libros y la posterior relación que se establece a lo largo de los años entre la propia autora y el personaje que da título a la historia. Entre improvisados encuentros etílicos, viajes relámpago a Londres o celebraciones navideñas, el juego de espejos entre ambas se va desplegando de forma sutil ante los ojos del lector para acabar con un brusco golpe de efecto. Una novela tan breve como es habitual en la creadora de Estupor y temblores pero más inspirada que muchos de sus trabajos recientes.


Amélie Nothomb en Aventura En La Isla


sábado, 22 de abril de 2017

Las Chicas, de Emma Cline

Las Chicas

Título original: The girls
Autor: Emma Cline
Traducción: Inga Pellisa
Editorial: Anagrama
Año: 2016


California. Verano de 1969. Evie, una adolescente insegura y solitaria a punto de adentrarse en el incierto mundo de los adultos, se fija en un grupo de chicas en un parque: visten de un modo descuidado, van descalzas y parecen vivir felices y despreocupadas, al margen de las normas. Días después, un encuentro fortuito propiciará que una de esas chicas –Suzanne, unos años mayor que ella– la invite a acompañarlas. Viven en un rancho solitario y forman parte de una comuna que gira alrededor de Russell, músico frustrado, carismático, manipulador, líder, gurú.

Fascinada y perpleja, Evie se sumerge en una espiral de drogas psicodélicas y amor libre, de manipulación mental y sexual, que le hará perder el contacto con su familia y con el mundo exterior. Y la deriva de esa comuna que deviene secta dominada por una creciente paranoia desembocará en un acto de violencia bestial, extremo...

Esta novela es obra de una debutante que, dada su juventud, ha dejado boquiabierta a la crítica por la inusitada madurez con la que cincela la compleja psicología de sus personajes. Emma Cline construye un retrato excepcional de la fragilidad adolescente y del tormentoso proceso de hacerse adulto. También aborda el tema de la culpa y las decisiones que nos marcarán toda la vida. Y recrea aquellos años de paz y amor, de idealismo hippie, en los que germinaba un lado oscuro, muy oscuro. La autora se inspira libremente en un episodio célebre de la crónica negra americana: la matanza perpetrada por Charles Manson y su clan. Pero lo que le interesa no es la figura del psicópata demoniaco, sino algo mucho más perturbador: aquellas chicas angelicales que cometieron un crimen atroz y sin embargo durante el juicio no perdían la sonrisa… Sobre ellas –¿qué les llevó a traspasar los límites?, ¿cuáles fueron las consecuencias de unos actos que las perseguirán siempre?– versa esta novela que deslumbra e inquieta.

«Una novela brillante e intensamente absorbente, impresionante no sólo para un autor tan joven, sino para cualquier autor en cualquier momento» (Richard Ford).

«La primera novela de Emma Cline bulle con una prosa fresca, deslumbrante, luminosa. Las chicas anuncia la llegada de una voz nueva y excitante a la narrativa americana» (Jennifer Egan).

«Emma Cline tiene un ojo sin parangón para las complejidades de la adolescencia, que convierte el material del que están hechos los mitos en algo más íntimo. Nos recuerda que detrás de muchas de las fábulas de nuestra cultura hay una chica: inadvertida, ignorada, furiosa. Este libro os romperá el corazón y os volará la cabeza» (Lena Dunham).

«No sé qué es más alucinante, si el modo en que Emma Cline comprende a los seres humanos o su maestría con el lenguaje» (Mark Haddon).

«Una historia seductora y emocionante que gira en torno a Charles Manson, contada con frases en ocasiones tan finalmente labradas que casi podrían usarse como joyas. Cline representa de maravilla la topografía del corazón adolescente arrasado por la soledad» (Dylan Landis. El Mundo-El Cultural).

«Estamos ante el nacimiento de una gran escritora. Extraordinaria… Escribe muy bien, crea ambientes de manera fenomenal, dibuja a los personajes con muchísimo pulso y es capaz de reconstruir el proceso mental de su joven protagonista que, engañada por sus propios deseos, se mete en un infierno» (Benjamín Prado, RNE “Todos somos sospechosos”).

«Emma Cline demuestra en su ambicioso debut ser una escritora de verdadero fuste» (José María Guenbelzu, El País).

«La primera y salvaje novela de la joven Emma Cline, que ha revolucionado las letras estadounidenses» (Luna Miguel, Playground Magazine).

«Emma Cline reinventa en Las chicas la leyenda roja de Charles Mansony su rebaño de lobas feroces. Una prosa tan precisa como lírica.» (Rodrigo Fresán,Vanity Fair).

«Un libro sobre crecer y sus peligros, brillante y absorbente. Una primera novela inspirada en la matanza perpetrada por Charles Manson y su clan. Cline deja de lado la figura del psicópata y se centra en las chicas que cometieron el crimen atroz y que no perdían la sonrisa durante el juicio» (El Español).

«Al igual que Las vírgenes suicidas, el prometedor debut de Jeffrey Eugenides, aparecido hace ahora veintitrés años (y publicado también por Anagrama), Las Chicas pertenece a esa selección de novelas norteamericanas que son hoy paradigmas, síntomas, poderosas paráfrasis de la adolescencia desarraigada en tierra de nadie. Cline demuestra que hay cantera y viene con fuerza. Háganle sitio» (Antonio Bordón, La Provincia).

Emma Cline (Sonoma, 1989) es licenciada en Bellas Artes, y cursó un máster en escritura creativa en la Universidad de Columbia. Ha trabajado como lectora para The New Yorker y ha publicado textos de ficción en revistas como Tin House o The Paris Review, que en 2014 la consideró merecedora de su Plimpton Prize. Las chicas, su primera novela, llega precedida de un murmullo de expectación internacional: los derechos de traducción se han vendido en treinta y cinco países, y el reputado productor Scott Rudin planea adaptarla a la gran pantalla.


El debut literario de la californiana Emma Cline fue saludado con toda suerte de elogios el pasado otoño y, como suele suceder con demasiada frecuencia en estas ocasiones, resulta haber más ruido que nueces en el interior de Las chicas. Inspirada en las jóvenes que integraban la célebremente macabra Familia Manson, Cline consigue hacer superficialmente creíble el personaje de la adolescente de buena familia que se cuela casi por casualidad en el grupo de Charles Manson, aquí llamado Russell, y su cohorte de locos seguidores. Ni como reconstrucción periodística de los asesinatos ni como retrato psicológico de la adolescencia el libro es especialmente brillante, aunque el conjunto es bastante correcto si el lector logra abstraerse de tantos parabienes lanzados al dictado de los varios millones invertidos en la operación por Random House.



Charles Manson, el «profeta de Satán» que asesinó a siete personas con su secta de niñas pijas [ABC]


viernes, 7 de abril de 2017

Francamente, Frank, de Richard Ford

Francamente, Frank

Título original: Let me be frank with you
Autor: Richard Ford
Traducción: Benito Gómez Ibáñez
Editorial: Anagrama
Año: 2014


En su trío de novelas aplaudidas por crítica y público –El periodista deportivo, la ganadora del Premio Pulitzer y el PEN/Faulkner El Día de la Independencia y Acción de Gracias– Richard Ford iluminaba el Zeitgeist de toda una generación a través de las intuiciones y agudezas de su ahora célebre cronista literario, Frank Bascombe, que es, sin duda, uno de los más imborrables, provocativos y queridos personajes de la moderna literatura americana.

En Francamente, Frank Ford regresa con cuatro historias narradas por el icónico Bascombe. Ahora tiene sesenta y ocho años y de nuevo está cómodamente instalado en la zona residencial de Haddam, Nueva Jersey. Bascombe ha salido airoso –en apariencia, aunque no del todo– de las secuelas de la devastación del huracán Sandy. Como en todos los libros protagonizados por él, el espíritu que guía a Ford es la vieja máxima cómica que promete que si las cosas no resultan graciosas, no son realmente serias. La desolación sembrada por el Sandy, que ha arrasado casas, zonas costeras e innumerables vidas, es probablemente el arranque más tremendo que se pueda imaginar para una narración. Y sin embargo se convierte en el perfecto telón de fondo y en la piedra de toque para Ford y Bascombe. Dotados de una precisa sensibilidad de comedia y de una inteligencia arrolladora, estos relatos abordan un completo catálogo de asuntos muy americanos: el envejecimiento, el racismo, la pérdida de la fe, el matrimonio, la redención y el desplome del mercado inmobiliario.

A través de Bascombe –irónico, blasfemo, emotivo, sabio y a menudo políticamente incorrecto– nos sumergimos en las aspiraciones, pesares, anhelos, logros y fracasos de la vida americana en los albores del nuevo siglo. Richard Ford trae de vuelta a Frank Bascombe en toda su imperfecta gloria para decir (a menudo de un modo hilarante) lo que todos pensamos pero pocos se atreven a expresar en voz alta.

«Frank es el hombre de la calle de Ford, un testigo desencantado, triste e irónico de la vacilante actitud de América ante el final de un siglo y la llegada de un nuevo y amenazador milenio. Richard Ford es un escritor maravilloso» (John Banville, The Guardian).

«Como de costumbre, el toque divertido y lírico de la voz de Frank es lo que genera buena parte del atractivo. Solitario por naturaleza, Frank es en realidad una compañía estupenda, y su humor socarrón y su búsqueda existencial de lo correcto y las verdades últimas lo convierten, con todas sus imperfecciones, en alguien entrañable» (T. Newbury, Literary Review).

«Unas narraciones absorbentes, divertidas y a menudo profundas. Quienes conozcan al Frank Bascombe de las anteriores novelas reconectarán rápidamente con su imborrable personalidad» (Publishers Weekly).

«Frank Bascombe es puro placer. Unas narraciones irresistibles» (Michael Dirda, The New York Review of Books).

«Un libro perfecto» (Kate Kellaway, The Observer).

Richard Ford (1944, Jackson, Mississippi) es Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016 y ha publicado seis novelas –Un trozo de mi corazón, La última oportunidad, Incendios y la trilogía protagonizada por Frank Bascombe: El periodista deportivo, El Día de la Independencia (premios Pulitzer y PEN/Faulkner) y Acción de Gracias–, tres libros de narraciones cortas y largas –Rock Springs, De mujeres con hombres y Pecados sin cuento–, y el breve libro memorialístico Mi madre, editados todos ellos en Anagrama, que le han confirmado como uno de los mejores escritores norteamericanos de su generación: «El mejor escritor en activo de este país» (Raymond Carver); «Un crítico norteamericano ha dicho que Ford se inscribía en la tradición de Faulkner, Hemingway, Steinbeck... Se está convirtiendo tranquilamente en el mejor escritor norteamericano» (Bernard Géniès, Le Nou­vel Observateur); «Richard Ford nos habla de un mundo que nos pertenece, como una canción de Tom Waits o –sirva como paradigma iconográfico– el film de Wim Wenders Paris-Texas» (J. Ernesto Ayala-Dip, El País)


Richard Ford pusó punto final, quién sabe si definitivamente, a su serie protagonizada por Frank Bascombe con Francamente, Frank, una peculiar traducción del original Let me be frank with you. A estas alturas y después de casi cuatro meses en su compañía, pocas sorpresas puede ya ofrecer la saga, siendo aquí la más importante el cambio formal que supone el abandono de la desmedida extensión de sus predecesoras en favor de una estructura más compacta en forma de relatos, aunque el tono de cada historia no desentona de lo que hemos conocido hasta el momento. La destrucción provocada por el huracán Sandy y diferentes reflexiones más o menos directas en torno a la muerte dan al presente volumen un tono crepuscular pero tan insípido y monocorde como es marca de la casa en el prestigioso autor estadounidense.


Richard Ford en Aventura En La Isla


martes, 28 de marzo de 2017

Acción De Gracias, de Richard Ford

Acción De Gracias

Título original: The lay of the land
Autor: Richard Ford
Traducción: Benito Gómez Ibáñez
Editorial: Anagrama
Año: 2006


Tras años de incertidumbre emocional, Frank Bascombe se encuentra instalado en una madurez relativamente feliz. Sigue trabajando como agente inmobiliario, ahora en la empresa que posee en Sea-Clift, donde se fue a vivir junto a su segunda esposa. Inesperadamente, ésta le abandona. Poco después descubre que padece un cáncer de próstata. Se resquebraja así su –frágil– bienestar. De nuevo acompañaremos a Bascombe en sus travesías por las carreteras de Nueva Jersey, de encuentro en encuentro, mientras hace balance de su vida. «No hay escape de la vida, hay que afrontarla en su totalidad», concluye Bascombe: ante la toma de conciencia del propio final intentará aceptarse a sí mismo y a los que le rodean, un proceso nada sencillo para alguien tan desligado de sus sentimientos. Un extraordinario cierre a una trilogía –compuesta por El periodista deportivo, El Dia de la Independencia y la presente novela– que supone un hito en las letras norteamericanas contemporáneas. Acción de Gracias fue elegido Mejor Libro del Año 2007 por Los Angeles Times, The Washington Post, Time, The Christian Science Monitor, The Denver Post, New York y The Economist.

«Hay que agradecerle a Richard Ford la escritura y la publicación de Acción de Gracias» (Rodrigo Fresán, Página/12)

«Una experiencia que trasciende la mera lectura. La trilogía de Frank Bascombe es una sobrecogedora obra maestra» (Andre Bernard, New York Observer)

Richard Ford (1944, Jackson, Mississippi) es Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016 y ha publicado seis novelas –Un trozo de mi corazón, La última oportunidad, Incendios y la trilogía protagonizada por Frank Bascombe: El periodista deportivo, El Día de la Independencia (premios Pulitzer y PEN/Faulkner) y Acción de Gracias–, tres libros de narraciones cortas y largas –Rock Springs, De mujeres con hombres y Pecados sin cuento–, y el breve libro memorialístico Mi madre, editados todos ellos en Anagrama, que le han confirmado como uno de los mejores escritores norteamericanos de su generación: «El mejor escritor en activo de este país» (Raymond Carver); «Un crítico norteamericano ha dicho que Ford se inscribía en la tradición de Faulkner, Hemingway, Steinbeck... Se está convirtiendo tranquilamente en el mejor escritor norteamericano» (Bernard Géniès, Le Nou­vel Observateur); «Richard Ford nos habla de un mundo que nos pertenece, como una canción de Tom Waits o –sirva como paradigma iconográfico– el film de Wim Wenders Paris-Texas» (J. Ernesto Ayala-Dip, El País)


Después de un tiempo acompañando a Frank Bascombe por New Jersey y alrededores uno empieza a estar un poco harto del personaje por cuanto resulta ser, por encima de todo, un señor profundamente pesado y aburrido, con el que no apetecería pasar más de cinco minutos. Y así a lo tonto llevamos ya casi cuatro meses. En Acción de Gracias al menos pasan más cosas que en sus predecesoras, especialmente porque de las cosas que no pasan el autor ya ha dicho casi todo y a estas alturas su discurso suena un poco hueco. Richard Ford no escatima aquí padecimientos a su protagonista y al lector y ahora nos endosa a ambos un cáncer, para que la levedad de la existencia se tiña con la negra mancha de la enfermedad. Pero tampoco con ello Bascombe descompone el gesto. Ni con que su señora se las pire de buenas a primeras con su primer y reaparecido marido. Y en el apartado de "pasajes eternos que no importan una mierda", donde en entregas anteriores hemos visitado salones de la fama o enseñado casas en venta durante páginas y páginas, el presente volumen incorpora la demolición controlada de un edificio, espisodio que sirve, además de para rescatar a un secundario de El periodista deportivo, para perder un tiempo precioso no recuperable.


Richard Ford en Aventura En La Isla


jueves, 9 de febrero de 2017

El Día De La Independencia, de Richard Ford

El Día De La Independencia

Título original: Independence day
Autor: Richard Ford
Traducción: Mariano Antolín Rato
Editorial: Anagrama
Año: 1996


En El Día de la Independencia, Richard Ford recupera a Frank Bascombe, protagonista de El periodista deportivo. Es el verano de 1988, Frank sigue viviendo en Haddam, Nueva Jersey, pero ahora se dedica al negocio inmobiliario y, tras el divorcio, mantiene una relación sentimental con otra mujer, Sally. Mientras busca una casa para unos insoportables clientes, Frank aguarda ilusionado la llegada del fin de semana del 4 de julio, Día de la Independencia, que va a pasar en compañía de Paul, su conflictivo hijo adolescente. Ford retoma a su antihéroe y lo lanza a una nueva aventura cotidiana, en la que se entremezclan desolación, melancolía, humor y esperanza.

Richard Ford (1944, Jackson, Mississippi) es Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016 y ha publicado seis novelas –Un trozo de mi corazón, La última oportunidad, Incendios y la trilogía protagonizada por Frank Bascombe: El periodista deportivo, El Día de la Independencia (premios Pulitzer y PEN/Faulkner) y Acción de Gracias–, tres libros de narraciones cortas y largas –Rock Springs, De mujeres con hombres y Pecados sin cuento–, y el breve libro memorialístico Mi madre, editados todos ellos en Anagrama, que le han confirmado como uno de los mejores escritores norteamericanos de su generación: «El mejor escritor en activo de este país» (Raymond Carver); «Un crítico norteamericano ha dicho que Ford se inscribía en la tradición de Faulkner, Hemingway, Steinbeck... Se está convirtiendo tranquilamente en el mejor escritor norteamericano» (Bernard Géniès, Le Nou­vel Observateur); «Richard Ford nos habla de un mundo que nos pertenece, como una canción de Tom Waits o –sirva como paradigma iconográfico– el film de Wim Wenders Paris-Texas» (J. Ernesto Ayala-Dip, El País).


En una secuencia del estupendo filme de Curtis Hanson Jóvenes prodigiosos, Hannah Green, interpretada por Katie Holmes, acusa a Grady Tripp, el escritor al que da vida Michael Douglas, de "no tomar decisiones". Tripp, que lleva años escribiendo su segunda novela y va ya por la página 2612, ve cada vez más lejos el final y es incapaz de explicar a esas alturas de qué va su libro. El Richard Ford de El día de la independencia bien podría darse por aludido por esas palabras. Continuación de la a su lado sintética El periodista deportivo, la segunda entrega de las andanzas de Frank Bascombe es un interminable discurso acerca de las cansinas tribulaciones de la mediana edad de su personaje central durante otro fin de semana festivo y que acaba sin que planteamiento, nudo y desenlace justifiquen ni mínimamente el mucho tiempo empleado en su lectura. Capaz de dedicar decenas de páginas a una actividad tan apasionante como la compra-venta de viviendas, con risibles intentos de extraer mensajes morales de tan prosaica tarea, o de incluir personajes y episodios periféricos que no aportan más que relleno en un todo de desbordante incontinencia, Ford, como su insufrible alter ego, no parece tomar aquí muchas decisiones, como no sea la de agotar al lector más predispuesto.


Richard Ford en Aventura En La Isla


jueves, 5 de enero de 2017

El Periodista Deportivo, de Richard Ford

El Periodista Deportivo

Título original: The sportswriter
Autor: Richard Ford
Traducción: Isabel Núñez / José Aguirre
Editorial: Anagrama
Año: 1986


El periodista deportivo es la novela que consagró internacionalmente a Richard Ford, de quien Raymond Carver escribió que era «el mejor escritor en activo de nuestro país» y el crítico francés Bernard Géniès afirmó, en una encuesta en el Le Nouvel Observateur, que «se está convirtiendo tranquilamente en el mejor escritor norteamericano».

Frank Bascombe tiene treinta y ocho años y un magnífico porvenir como escritor a sus espaldas. Hace tiempo disfrutó de un breve instante de gloria, tras la publicación de un libro de cuentos, pero luego abandonó la literatura, o fue abandonado por ella.

Ahora escribe sobre deportes y entrevista a atletas, a quienes admira porque «no tienen tiempo para dudas o la introspección». Y escribir sobre victorias y derrotas, sobre triunfadores del futuro o del ayer, le ha permitido aprender una escueta lección: «En la vida no hay temas trascendentales. Las cosas suceden y luego se acaban, y eso es todo» Lección que podría aplicarse a su fugaz fama como escritor, a su breve matrimonio o a la corta vida de su hijo mayor, Ralph, que murió a los nueve años.

¿Cuál es el drama que ha provocado el fracaso de su matrimonio? ¿Por qué Bascombe ha renunciado a la literatura? ¿Qué le anima, sino una «moral de la apatía», un vivir la vida de instante en instante, un rehuir el suicidio por los caminos de la deseada analgésica banalidad?

El periodista deportivo es un implacable testimonio de los desencantos inevitables, de la corrosión de las ambiciones, del aprendizaje de los placeres mínimos que permiten sobrevivir.

«Una novela de lectura compulsiva, que tiene tanto que ver con la crónica de deportes como Moby Dick con la caza de ballenas. Richard Ford escribe sobre el hombre contemporáneo, perdido en el laberinto de la cotidianidad, un superviviente capaz de capear todas las tormentas»
(George Vecsey, periodista deportivo de The New York Times).

Richard Ford (1944, Jackson, Mississippi) es Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016 y ha publicado seis novelas –Un trozo de mi corazón, La última oportunidad, Incendios y la trilogía protagonizada por Frank Bascombe: El periodista deportivo, El Día de la Independencia (premios Pulitzer y PEN/Faulkner) y Acción de Gracias–, tres libros de narraciones cortas y largas –Rock Springs, De mujeres con hombres y Pecados sin cuento–, y el breve libro memorialístico Mi madre, editados todos ellos en Anagrama, que le han confirmado como uno de los mejores escritores norteamericanos de su generación: «El mejor escritor en activo de este país» (Raymond Carver); «Un crítico norteamericano ha dicho que Ford se inscribía en la tradición de Faulkner, Hemingway, Steinbeck... Se está convirtiendo tranquilamente en el mejor escritor norteamericano» (Bernard Géniès, Le Nou­vel Observateur); «Richard Ford nos habla de un mundo que nos pertenece, como una canción de Tom Waits o –sirva como paradigma iconográfico– el film de Wim Wenders Paris-Texas» (J. Ernesto Ayala-Dip, El País).


Publicada hace ya treinta años, El periodista deportivo fue la primera aparición literaria de Frank Bascombe, un personaje recurrente en la obra del escritor norteamericano Richard Ford, recientemente galardonado con el Premio Princesa de Asturias, al que le ha dedicado hasta cuatro de sus trabajos. Ford ofrece aquí una muestra más de su habitual estilo, caracterizado por la profunda penetración psicológica en sus personajes. Se diría que en sus libros lo más interesante, por no decir lo único, sucede siempre en la cabeza de éstos. En esta ocasión narra un fin de semana particularmente desafortunado en la vida del protagonista, pero las ideas se bifurcan y disparan en continuas disgresiones, no siempre afortunadas y muchas veces crípticas.


Richard Ford en Aventura En La Isla


martes, 20 de diciembre de 2016

El Azul Es Un Color Cálido, de Julie Maroh

El Azul Es Un Color Cálido

Título original: Le bleu est une couleur chaude
Autor: Julie Maroh
Traducción: Lorenzo F. Díaz
Editorial: Dib-Buks
Año: 2010

El cómic que inspiró la película de Abdellatif Kechiche


La 1ª obra de una joven autora, novela gráfica sensible y sincera. Una historia de amor llevada al cine y ganadora de una Palma de Oro en el festival de Cannes.

Clementine es una adolescente sin problemas. Un día se cruza en la calle con una pareja de chicas. Una lleva el pelo teñido de azul y le sonríe, mientras Clementine baja la vista. A partir de este preciso momento todo va a cambiar para ella: su relación con sus nuevos amigos, su sitio en la familia, sus prioridades... y sobre todo su sexualidad.

Es difícil saber qué aspecto tiene el amor. El trazo de la autora propone unas perspectivas, unas posturas tan inesperadas como la vida misma. Clementine y Emma intentan amarse a pesar de las dificultades que supone la visión de la homosexualidad por parte de la sociedad actual y los propios prejuicios de Clementine. Pero descubrimos una historia de amor que, a pesar de ser trágica, podría ser la de cualquiera, y sin diluir su intensidad en una profusión de reivindicaciones sociales.

El cómic inspiró a Abdellatif Kechiche la película La vida de Adèle, ganadora de la Palma de Oro en Cannes.

La novela gráfica El azul es un color cálido ha vendido más de 12 000 ejemplares solo en España y se ha traducido a 15 idiomas.

PREMIO DEL PÚBLICO DEL FESTIVAL DE ANGOULÊME 2011

«Trasladarnos, vivir e identificarnos con esta novela, es un regalo para los sentidos» 1 de cada 10 - 20 minutos

«Un canto, por tanto, a la liberación y a la libertad (...) y una historia de amor, tan real y cautivadora, que tras la última de las viñetas sólo se impone el silencio» A golpe de letra

«Una bofetada de realidad en toda regla» Crónicas literarias

«Una historia hermosa, trágica y real, muy humana» Gencomics

«Precioso tebeo de Julie Maroh» El País

«Una magnífica y sensible historia de amor» El lector impaciente

«Poderosamente emocionante» Papel en blanco

«Detrás de este misterioso título se esconde una de las historias de amor contemporáneo más hermosas que he leído en mi vida» Mientras lees

Oriunda del norte de Francia, Julie Maroh firma su primer álbum después de terminar las clases en el Instituto Saint-Luc en Bruselas, donde reside hoy en día. La comunidad belga apoya su trabajo en el cómic, o como ilustradora, recompensándola con una beca, una exposición y un premio por sus primeros pasos de autora. Después de la autoedición de tres recopilaciones de relatos intimistas, aborda en una obra de 160 páginas una historia sensible y apasionante sobre el tema de la homosexualidad femenina y su aceptación en la sociedad actual. El azul es un color cálido es un libro que ha llevado con ella durante varios años y que ha revelado su gran delicadeza y su atractivo. Su primera obra fue adaptada al cine por el director franco tunesino Abdellatif Kechiche en la cinta La vida de Adèle, que se llevo la Palma de Oro del Festival de Cannes 2013. Su segundo libro, Skandalon (la piedra con la que se tropieza), explora el proceso de la caída de una estrella de rock.





Popularizada y quizá algo empequeñecida por el enorme éxito internacional de la excelente La vida de Adèle, Palma de Oro en el Festival de Cannes 2013 e indiscutiblemente una de las mejores películas del siglo actual, la novela gráfica de la francesa Julie Moroh demuestra su propia personalidad, más acusada incluso cuando más difiere de su adaptación cinematográfica. Adèle se llama aquí Clementine y su historia se estructura en forma de un largo flash-back que describe las diferentes etapas por las que discurre su relación afectiva y sentimental con Emma, la chica del pelo azul que transformará por completo la vida de la protagonista.
 
Copyright 2010 Aventura En La Isla