jueves, 10 de agosto de 2017

Blitz, de David Trueba

Blitz

Autor: David Trueba
Editorial: Anagrama
Año: 2014


Blitz podría ser una tragicomedia romántica. Pero como ese género no existe, estamos invitados a ignorar las etiquetas y centrarnos de manera apasionada en la peripecia de los personajes. En especial de Beto, un joven arquitecto paisajista que llega a las costas de Múnich en medio de un naufragio vital y sentimental. Invitado a participar en un concurso que podría solucionar sus perspectivas de futuro, ha llegado acompañado por su novia. Pero, casi al instante, su estancia en Alemania se convertirá en una comedia humana. Bajo el destello de un relámpago, que es exactamente lo que significa la palabra blitz, tendrá que afrontar un cambio de vida y de ideales.

Llena de emotivas instantáneas del amor perdido, bajo una escritura afilada por el sentido del humor, los personajes parecen deslizarse dentro de un reloj de arena. Porque será la reflexión sobre el discurrir del tiempo lo que conduzca al protagonista hacia una mujer de otra edad, Helga, en un encuentro intergeneracional que es el corazón del relato. Pegado a los pensamientos de Beto, el lector no dejará de preguntarse a cada momento por lo que le espera en la página siguiente. ¿Y ahora qué?

La respuesta se esconde en esta narración destilada, la esperada nueva novela de David Trueba tras Saber perder, que se alzó con el Premio de la Crítica en 2008.

David Trueba (Madrid, 1969) estudió periodismo, profesión que nunca ha abandonado. Sus artículos de prensa están recogidos en distintas antologías, la última de ellas Érase una vez (Debate, 2013). Ha dirigido en televisión espacios tan singulares como El peor programa de la semana o la serie ¿Qué fue de Jorge Sanz? Su carrera cinematográfica, aparte de guiones para otros directores como Los peores años de nuestra vida o La niña de tus ojos, transcurre entre su exitoso debut con La buena vida en 1996 y Vivir es fácil con los ojos cerrados, que en 2014 se alzó con seis Premios Goya, entre ellos el de Mejor Película. Su trayectoria como novelista ha estado siempre ligada a la editorial Anagrama desde la publicación de su primer libro, Abierto toda la noche, en 1995. En 1999 apareció Cuatro amigos, que mantiene un idilio ininterrumpido con los lectores, y en 2008 su novela Saber perder conquistó, entre otros, el Premio de la Crítica y el de mejor libro del año según El Cultural de El Mundo. Fue finalista del Premio Médicis en Francia y sus novelas están publicadas en una docena de lenguas.


Después de su aclamada Saber perder, David Trueba tardó unos ocho años en publicar su siguiente novela y lo hizo con Blitz, de muchas menos páginas que su predecesora y que el resto de sus trabajos literarios anteriores. Si el punto fuerte del autor madrileño ha sido siempre la construcción y el dibujo de personajes, en muchas ocasiones dentro de estructuras corales, aquí limita la acción a apenas dos protagonistas y su peculiar y azarosa relación enmarcada entre el primer y el último mes del año. Se agradece en esta nueva crónica del desamor que se adentre en territorios no demasiado explorados y ofrezca una mirada original y tan diferente como la edad de sus personajes protagonistas, dos almas doloridas en medio de la tormenta.


David Trueba en Aventura En La Isla


lunes, 7 de agosto de 2017

Cuatro Amigos, de David Trueba

Cuatro Amigos

Autor: David Trueba
Editorial: Anagrama
Año: 1999


Detrás del desmadrado viaje de vacaciones de cuatro amigos veinteañeros, se esconde una historia de amor. El protagonista, Solo, se suma a la juerga continua y al gamberrismo andante de sus inseparables compañeros tratando de huir del recuerdo de Bárbara, pero cada paso le acerca más a ella, al amor de su vida. La exaltación de la libertad, de la juventud, de la adolescencia eterna termina por recordarles que todo se acaba, que tras las carcajadas asoman las frustraciones. "Cuatro amigos" es el relato agridulce del final de una época, de una edad. David Trueba reincide con su segunda novela en el contraste de tonalidades, entre la pura comedia disparatada y el más desatado romanticismo, y despliega de nuevo su talento narrativo en un espacio muy poco transitado en la nueva literatura española.

David Trueba (Madrid, 1969) estudió periodismo, profesión que nunca ha abandonado. Sus artículos de prensa están recogidos en distintas antologías, la última de ellas Érase una vez (Debate, 2013). Ha dirigido en televisión espacios tan singulares como El peor programa de la semana o la serie ¿Qué fue de Jorge Sanz? Su carrera cinematográfica, aparte de guiones para otros directores como Los peores años de nuestra vida o La niña de tus ojos, transcurre entre su exitoso debut con La buena vida en 1996 y Vivir es fácil con los ojos cerrados, que en 2014 se alzó con seis Premios Goya, entre ellos el de Mejor Película. Su trayectoria como novelista ha estado siempre ligada a la editorial Anagrama desde la publicación de su primer libro, Abierto toda la noche, en 1995. En 1999 apareció Cuatro amigos, que mantiene un idilio ininterrumpido con los lectores, y en 2008 su novela Saber perder conquistó, entre otros, el Premio de la Crítica y el de mejor libro del año según El Cultural de El Mundo. Fue finalista del Premio Médicis en Francia y sus novelas están publicadas en una docena de lenguas.


Cuatro amigos parece empezar como una continuación, en temática y estilo, del anterior trabajo literario del autor, Abierto toda la noche. La familia biológica de entonces es sustituida aquí por la familia que elegimos, esto es, los amigos del título. El gusto por la caricatura disparatada y humorística también parece asomar en las primeras páginas. Pero David Trueba juega al despiste con el lector y la novela cambia de registro de forma contundente en su segundo tramo y la amargura, el desamor y las relaciones rotas presiden con toda su intensidad el desenlace haciendo equilibrios en el alambre de un libro magnífico que hubiera sido, quizá, también una magnífica película. Por cosas como ésta queremos tanto a David Trueba.


David Trueba en Aventura En La Isla


lunes, 31 de julio de 2017

Abierto Toda La Noche, de David Trueba

Abierto Toda La Noche

Autor: David Trueba
Editorial: Anagrama
Año: 1995


Como dijo Ambrose Bierce, «el hogar es el único local abierto toda la noche». Y en esta primera novela de David Trueba, el hogar pertenece a los Belitre, una familia tan numerosa como disparatada. Crónica de una educación sentimental, las personas que habitan este libro sólo escuchan la voz de su corazón, mientras que la razón guarda un impasible silencio. Y así, el lector seguirá a los Belitre en una sucesión imparable de situaciones de altísima comedia y negro melodrama, con Matías, un niño de doce años que sufre una misteriosa enfermedad mental, un abuelo que en medio de la demencia senil se entrega en cuerpo y alma a la poesía y la religión, y hasta una pareja de desamparados testigos de Jehová que encontrará su casa en la ternura de los Belitre. Trueba ha recreado con fascinación una estampa de familia que discurre entre momentos mágicos de pura comedia, arrastrando al lector en un imparable deseo de saber más de estos personajes disparatados, divertidos y trágicos. En definitiva, el autor viene a ocupar un lugar muy poco frecuentado por la nueva literatura española.

David Trueba (Madrid, 1969) estudió periodismo, profesión que nunca ha abandonado. Sus artículos de prensa están recogidos en distintas antologías, la última de ellas Érase una vez (Debate, 2013). Ha dirigido en televisión espacios tan singulares como El peor programa de la semana o la serie ¿Qué fue de Jorge Sanz? Su carrera cinematográfica, aparte de guiones para otros directores como Los peores años de nuestra vida o La niña de tus ojos, transcurre entre su exitoso debut con La buena vida en 1996 y Vivir es fácil con los ojos cerrados, que en 2014 se alzó con seis Premios Goya, entre ellos el de Mejor Película. Su trayectoria como novelista ha estado siempre ligada a la editorial Anagrama desde la publicación de su primer libro, Abierto toda la noche, en 1995. En 1999 apareció Cuatro amigos, que mantiene un idilio ininterrumpido con los lectores, y en 2008 su novela Saber perder conquistó, entre otros, el Premio de la Crítica y el de mejor libro del año según El Cultural de El Mundo. Fue finalista del Premio Médicis en Francia y sus novelas están publicadas en una docena de lenguas.


Para su debut literario, David Trueba ya escogió la institución familiar como el eje principal de su narración. No resulta extraño siendo el menor de ocho hermanos. En el caso de los Belitre de su Abierto toda la noche son sólo seis pero se completan con padres y abuelos y algún que otro personaje colateral para conformar una desquiciada galería de antihéroes sobre los que el autor de Saber perder traza una mirada casi siempre caricaturesca y humorística pero en la que también se cuela en bastantes ocasiones cierta amargura sobre las relaciones personales. Más sólida de lo que una primera obra de joven escritor pudiera hacer sospechar, Abierto toda la noche, con sus evidentes limitaciones, auguraba un brillante porvenir para su creador.


David Trueba en Aventura En La Isla


martes, 25 de julio de 2017

Saber Perder, de David Trueba

Saber Perder

Autor: David Trueba
Editorial: Anagrama
Año: 2008


Sylvia cumple dieciséis años el día en que comienza esta novela. Para celebrarlo organiza una falsa fiesta que sólo tiene un invitado. Horas después sufrirá un accidente que significará su entrada en la vida adulta. Su padre, Lorenzo, es un hombre separado que trata de superar el abandono de su mujer y el fracaso laboral. Ariel Burano es un joven jugador de fútbol que deja Buenos Aires para fichar por un equipo español. Con su superdotada pierna izquierda, será cuestión de tiempo que el estadio coree su nombre. Y tiempo es lo que no tiene el anciano Leandro, que vive en esa época donde casi todo se derrumba. Éstos son los cuatro personajes principales de Saber perder. Con las relaciones entre ellos se trenza un relato de supervivientes, de poderosa pegada narrativa y rico en matices. Una mirada capaz de extraer humor y emoción en cada curva del camino, pero que reivindica, por encimade todo, la maravillosa aventura de vivir. Ésta es la tercera novela de David Trueba tras su irrupción con Abierto toda la noche, a la que Der Spiegel definió como «una orgía de carcajadas», y Cuatro amigos, un libro que vive un idilio continuado con los lectores desde 1999.

David Trueba (Madrid, 1969) estudió periodismo, profesión que nunca ha abandonado. Sus artículos de prensa están recogidos en distintas antologías, la última de ellas Érase una vez (Debate, 2013). Ha dirigido en televisión espacios tan singulares como El peor programa de la semana o la serie ¿Qué fue de Jorge Sanz? Su carrera cinematográfica, aparte de guiones para otros directores como Los peores años de nuestra vida o La niña de tus ojos, transcurre entre su exitoso debut con La buena vida en 1996 y Vivir es fácil con los ojos cerrados, que en 2014 se alzó con seis Premios Goya, entre ellos el de Mejor Película. Su trayectoria como novelista ha estado siempre ligada a la editorial Anagrama desde la publicación de su primer libro, Abierto toda la noche, en 1995. En 1999 apareció Cuatro amigos, que mantiene un idilio ininterrumpido con los lectores, y en 2008 su novela Saber perder conquistó, entre otros, el Premio de la Crítica y el de mejor libro del año según El Cultural de El Mundo. Fue finalista del Premio Médicis en Francia y sus novelas están publicadas en una docena de lenguas.


Hace ya casi una década que David Trueba publicó Saber perder. Suponía la tercera novela de una carrera literaria que se había iniciado en 1995, antes incluso de rodar su primer largometraje como director. A estas alturas no está claro si David Trueba es más escritor que cineasta o viceversa. Con Saber perder logró el Premio Nacional de la Crítica en 2008 y no diré que el galardón resultara inmerecido, más bien al contrario. El libro cuenta una historia coral protagonizada por cuatro personajes interrelacionados cuyas vidas se van desplegando ante los ojos del lector de forma pausada pero profundamente adictiva. Queda, por desgracia, la molesta sensación de que los desenlaces de las diferentes tramas no justifican el exceso de páginas, que aunque no molestan por cuanto es fácil empatizar con los protagonistas y sus tristes desventuras, sí llegan a resultar en ocasiones demasiado reiterativas. Por contra, en otros momentos el autor decide abandonar la minuciosidad y el gusto por el detalle en favor de un trazo más acelerado que no casa bien con lo anterior. Con todo, el conjunto final es brillante y de lo más recomendable.


jueves, 13 de julio de 2017

Una Afición Peligrosa, de Patricia Highsmith

Una Afición Peligrosa

Título original: Nothing that meets the eye:
The uncollected stories (Vol. 2)
Autor: Patricia Highsmith
Traducción: Isabel Núñez
Editorial: Círculo de Lectores / Anagrama
Año: 2003


«"Cuando escribo, lo que más valoro es la economía, y por esa razón me gusta Maupassant. ¡Qué enorme satisfacción debe producir crear un relato así!" A los ojos de Patricia Highsmith, la tarea de escribir se asemejaba al trabajo del escultor, que da forma a su idea mediante la reducción de masa, esto es, rascando y cincelando.»

Del Epílogo de Paul Ingendaay

El hombre o la mujer de la casa de al lado pueden ser desequilibrados peligrosos sin que nadie lo sepa. Un pequeño desliz o un encuentro desafortunado con la persona equivocada puede provocar que se desate la psicosis. Andy Foster podría haber seguido robando pequeñas maderías: una pitillera de plata javanesa, el frasco de perfume de cristal azul recubierto de plata afiligranada, un reloj de pulsera. Tras engatusar a sus víctimas, Andy se esfumaba y buscaba su próximo objetivo. Pero no contaba con que la dueña de uno de aquellos objetos apareciera en el momento más inesperado y pusiera en peligro su meticuloso plan.

El fracaso se esdonde detrás de cada esquina. Y puede pillarnos de sorpresa como a Andy o convertirse en nuestro más fiel compañero. George lo sabe por experiencia, máxime ahora, cuando un espectro que no es otro que una visión de sí mismo le visita regularmente para recordarle que la historia de su vida es la historia de sus fracasos. Si hasta entonces había podido cerrar los ojos a la certeza de haber malgastado su vida, aquella presencia le obliga a enfrentarse a sus decepciones. Y en la lucha consigo mismo no logrará vencer, quizás porque se niega a asumir que en la derrota existe dignidad. A veces es mejor hacer como Winnie, que tras perder el fruto del único golpe de suerte que ha tenido en su vida no se deja llevar por la desesperación. El dilema de Andy, de George y de Winnie es el dilema que moldea la vida de los hombres, que en el silencio de sus vidas intentan convivir con sus pequeñas derrotas.

Patricia Highsmith. La escritora norteamericana Patricia Highsmith nació en Tejas en 1921 y murió en Locarno (Suiza) en 1995. Considerada una de las mejores autoras del género policiaco y de intriga, su fama ha trascendido los límites de los aficionados a la novela negra. Irrumpió en la escena literaria con Extraños en un tren (1950), que fue rápidamente adaptada al cine por el maestro de la intriga y el suspense: Alfred Hitchcock. Hábil narradora, creadora de atmósferas angustiosas y de personajes tan ambiguos como inolvidables, sus obras han atraído no solo a innumerables lectores sino también a cineastas de la talla de Wim Wenders o Samuel Fuller. Es autora de una extensa obra literaria que aúna ensayos, narraciones breves (algunas de ellas recopiladas en el volumen Pájaros a punto de volar) y novelas que ya son clásicos indiscutibles del género como El diario de Edith, Mar de fondo y El cuchillo; además de las de la serie del antihéroe por excelencia, Ripley: A pleno sol, La máscara de Ripley, El amigo americano, Tras los pasos de Ripley y Ripley en peligro. Una afición peligrosa (2003) compila una serie de relatos de Highsmith nunca publicados en forma de libro y que fueron escritos entre entre 1952 y 1980.

«El problema de la señora Blynn, el problema del mundo»
«Nada extraño a simple vista»
«El retorno»
«Un completo fracaso»
«El mejor amigo del hombre»
«Pájaro en mano»
«Una afición peligrosa»
«El segundo cigarrillo»
«Las cosas salieron mal»
«Dos palomas muy desagradables»
«Trato hecho»
«Música que mata»
«Variaciones sobre un juego»
«Una chica como Phyl»


Otra compilación de relatos cortos, principalmente inéditos, de Patricia Highsmith que incide de nuevo en los temas habituales de la escritora estadounidense afincada en Europa durante la mayor parte de su vida. La acostumbrada amoralidad de muchos de sus personajes protagonistas es sancionada en esta ocasión, sin embargo, con mayor castigo de lo que suele ser normal en la autora. Entre un conjunto bastante sólido y con pocas fisuras, destaca principalmente la narración que cierra el volumen y que, alejándose bastante del género negro en el que habitualmente se inscribe a Highsmith, es incluso más característica de sus temáticas y obsesiones recurrentes que otros títulos más canónicos de su obra literaria.


Patricia Highsmith en Aventura En La Isla
viernes, 30 de junio de 2017

Las Películas De Mi Vida, de Alberto Fuguet

Las Películas De Mi Vida

Autor: Alberto Fuguet
Editorial: Alfaguara
Año: 2004


«Una novela original, llena de aventuras, de sorpresas, de películas, tendida como un puente entre los Estados Unidos y América La tina, y enormemente divertida.» Mario Vargas Llosa

Beltrán Soler es de Chile, una tierra que se mueve. Es, además, un sismólogo que sabe más sobre las placas tectónicas que de la vida. Camino a Tokio, hace escala en Los Ángeles, donde pierde el avión y se enfrenta a un temblor que lo trastorna. De pronto, las cincuenta películas más importantes de su vida, aquellos filmes que vio durante su infancia y adolescencia en los sesenta y los setenta, lo acosan.

Desde Aeropuerto 77 hasta Tiburón, pasando por las ruidosas cintas de catástrofes como Terremoto y los filmes futuristas de los sesenta, Beltrán se conecta con su pasado y el de su excéntrica familia.

Ambientada en los dos mundos extrañamente paralelos -la California de Nixon y el Santiago de Pinochet- y escrita con el lenguaje dinámico y vivaz que ha dado fama mundial a Alberto Fuguet, esta ágil y contemporánea novela es sobre dos idiomas, dos mundos y dos familias que ven las mismas películas.

Alberto Fuguet estudió Periodismo en la Universidad de Chile y en 1990 publicó Sobredosis, su primer libro de cuentos. Es autor de las novelas Mala onda (1991), Por favor, rebobinar (1998) y Tinta roja (1996), todas ellas en Alfaguara, donde también ha publica do Las películas de mi vida. Ha escrito varios guiones, entre ellos En un lugar de la noche, incluido en su libro Dos hermanos. Ha sido crítico de cine y reportero policial y colabora con diversos medios de prensa internacionales. Es uno de los autores latinoa mericanos más destacados de su generación, y uno de los líderes de McOndo, el movimiento literario que proclama el fin del realism o mágico. Vive en Santiago de Chile.


Escrita una década después de su excelente Mala onda, Las películas de mi vida es otra brillante narración del cineasta y escritor chileno Alberto Fuguet que se antoja semiautobiográfica y se centra en sus primeros años en Encino, California y su posterior llegada a Santiago de Chile en los tiempos de Pinochet. Fuguet de nuevo explora diferentes formas y estructuras narrativas pero la fuerza de sus historias se mantiene intacta en este recorrido sentimental por las películas que marcaron su infancia y adolescencia y que sirven como pretexto para recordar aquella época y sus conflictos familiares y existenciales.


Alberto Fuguet en Aventura En La Isla
miércoles, 21 de junio de 2017

En Medio De La Muerte, de Lawrence Block

En Medio De La Muerte

Título original: In the midst of death
Autor: Lawerence Block
Traducción: Antonio Iriarte
Editorial: RBA / Serie Negra
Año: 1976


UN CLÁSICO VIVIENTE DE LA NOVELA NEGRA

Colaborar en denuncias de corrupción policial no hizo a Jerry Broadfield un policía popular entre sus compañeros. Ahora que han hallado en su piso una prostituta muerta, sólo confiará en él Matthew Scudder, un ex policía que abandonó el cuerpo tras provocar un trágico accidente y que ahora sobrevive investigando casos de manera extraoficial.

Aunque a Scudder, detective privado sin licencia, tampoco se lo van a poner fácil. Para nada.

«Lawrence Block es uno de los pocos escritores que he leído religiosamente, especialmente las novelas de Scudder». Michael Connelly

«Block es un clásico viviente de la novela negra norteamericana». ABC

Lawrence Block. Buffalo, Nueva York, 1938.

Nombrado en 1993 Gran Maestro por la prestigiosa Asociación de Escritores de Misterio de América, tiene en su haber más de sesenta obras de ficción y ensayos acerca del oficio de escritor, además de un centenar de relatos breves del género criminal. En 1957 publicó su primer relato, You can't lose. En 2005 le fue concedido un reconocimiento a toda su trayectoria profesional en los Premios Gumshoe, organizados por la revista literaria Mystery Ink. Su obra literaria, ambientada en la ciudad Nueva York, cuenta con las series protagonizadas por el detective Matthew Scudder (del cual RBA ya ha publicado Ocho millones de maneras de morir, Caminando entre tumbas, Tiempo para crear, tiempo para matar y Los pecados de nuestros padres), por el ladrón de guante blanco Bernie Rhodenbarr y por el exsoldado Evan Tanner.


Es de agradecer que el sello RBA esté recuperando la obra del escritor estadounidense Lawrence Block con cuidadas reediciones de los primeros títulos de la saga del icónico Matt Scudder o, como es este caso, con primeras ediciones en español. En medio de la muerte es la tercera entrega de la serie, escrita en 1976 entre medias de Tiempo para crear, tiempo para matar y Cuchillada en la oscuridad, ambas editadas hace años en la colección Etiqueta Negra de Júcar. Matt Scudder era entonces un ex policía alcohólico que hacía favores a sus amigos y donaba un diezmo de sus ganancias a la iglesia. La trama policial aquí es de nuevo bastante prescindible y está poco trabajada y tampoco el dibujo de los personajes eleva la obra por encima del nivel medio de la serie, aunque el tono lírico de la conclusión hace sumar algunos enteros al conjunto.


Lawerence Block en Aventura En La Isla
 
Copyright 2010 Aventura En La Isla